Texto para la exposición Retratos de Alejandra Atarés, Galería Balaguer